Nutricosmética: cuidando de la piel desde el interior.

Para estrenar mi blog, dedicaré este artículo a la nutricosmética. Es un tema particularmente interesante, ya que se refiere al uso de ciertos micronutrientes como medio para mejorar la piel, tanto desde un punto de vista funcional, como desde un punto de vista estético. La nutrición natural y el cuidado cosmético siempre deberían de ir de la mano cuando se trata de cuidar de forma integral el órgano más grande de todo nuestro cuerpo, que no es otro que la piel. El término nutricosmética, por tanto, se podría definir como una forma de aplicar cosmética pero desde el interior, de una forma directa y efectiva, que además constituye un apoyo esencial a cualquier tratamiento cosmético que se esté realizando.


El cuidado de este órgano vital que es la piel empieza desde el interior, con lo que comemos y bebemos. El sentido común nos dice que sería muy ingenuo pensar que la alimentación es la única responsable del estado de nuestra piel, ya que hay muchos otros factores igualmente importantes: la propia genética, las horas que dormimos, los agentes externos (como la contaminación y el clima) y el estrés emocional (en especial cuánto sufrimos), serían algunos ejemplos. El objetivo de este artículo es centrarme particularmente en la nutrición y, concretamente, en la micronutrición o nutrición ortomolecular, donde los micronutrientes serán los actores protagonistas en la buena funcionalidad y salud de la piel.

Acerca de la piel

¿Sabías que la piel es el órgano más grande que tenemos en nuestro cuerpo? Pues sí, así es.  Con una superficie aproximada de dos metros cuadrados, es la encargada de llevar a cabo funciones vitales para nuestra salud. Se trata de un órgano en continuo cambio, y es el responsable de protegernos del medio que nos rodea, actuando como primera línea de defensa física e inmunológica. Se encarga de combatir a los agentes externos (como los virus, las bacterias o las  inclemencias climáticas), de eliminar algunos de los residuos resultantes de las reacciones metabólicas, de regular la temperatura corporal, y también del control de la  sensibilidad: a través de ella sentimos el frío, el calor, la humedad, las caricias, los besos, el dolor, el picor, las texturas, etc… Por tanto, la piel es también una “proveedora” de sensaciones. Y de sensaciones nos vamos a emociones… y aquí la visión más holística del tema: veamos la piel como un órgano sensitivo y emocional, ¿no te dan ganas de cuidarla aún más?.

Si vamos un poquito más allá, sabemos que puede influir también en nuestro estado psicológico, en la propia percepción de nosotros mismos y que, por tanto, cuidarla para que tenga una buena apariencia puede influir positivamente en nuestra autoestima. Nos guste o no, vivimos en una sociedad dónde la apariencia física es un factor importante cuando nos relacionamos con nuestro entorno. En la nutricosmética podemos encontrar una potente herramienta para mejorar nuestra apariencia física y nuestro estado emocional y, por tanto, nuestra salud.

Junto con la piel, encontramos los tejidos anejos, también llamadas faneras. Así nos referimos a las uñas y al pelo corporal. Como parte integrante de la piel, éstas cumplen con funciones también muy importantes, y requieren igualmente de cuidados específicos, pudiéndose ver afectadas por estados nutricionales deficitarios y por desequilibrios emocionales e inmunológicos, la nutricosmética también nos puede ayudar a influir positivamente en ellos.

Sobre la estructura y funciones de la piel podría escribir mucho más, pero lo reservaré para otras entradas, para no desviarme del tema principal.

Pero… ¿por qué envejece la piel?

El envejecimiento cutáneo es un proceso muy complejo, determinado tanto por factores genéticos que limitan la capacidad de proliferación celular, como por algunos factores ambientales: la contaminación, los climas extremos, la falta de ejercicio físico, las radiaciones solares, el estrés emocional y los hábitos tóxicos (como fumar o beber alcohol) son, entre otros, algunos de estos factores que de forma global, o individualmente, pueden acelerar el proceso de envejecimiento. Volvemos, por tanto, a la visión holística e integral.

Dependiendo de cuáles hayan sido los factores que lo han desencadenado, podemos clasificar el envejecimiento como extrínseco o intrínseco (llamado también  cronológico). En el envejecimiento extrínseco, intervienen factores como la exposición solar o la contaminación ambiental, mientras que el envejecimiento intrínseco no es más que la consecuencia irreversible del paso del tiempo.

De una forma general, se puede decir que a partir de los 30 años la piel empieza a cambiar, y se potencia, por tanto,  el envejecimiento intrínseco. Se debilita su función barrera y su capacidad de protección se ve afectada. En paralelo, se produce una ralentización en la respiración celular disminuyendo el intercambio de oxígeno, la epidermis (capa más externa de la piel) va perdiendo su humedad, y la elasticidad se ve disminuida progresivamente. Todo esto pasa como consecuencia de la oxidación y de la acumulación de radicales libres. De esta forma, la piel se ve cada vez más fina y seca, va perdiendo luminosidad y firmeza, aparecen las primeras líneas de expresión y pueden empezar a aparecer algunos signos de envejecimiento como los puntos rubí y las arrugas.

A nivel metabólico, se produce una pérdida progresiva de colágeno por destrucción enzimática de éste, y como consecuencia a una disminución de los fibroblastos, que son las células encargadas de fabricar las proteínas que conforman la matriz dérmica, vemos que el panorama se complica.

Además de la piel, y como era de esperar, también envejecen las faneras (los anejos de los que habíamos hablado antes); el pelo se vuelve más fino, crece con menos velocidad y empiezan a salir las canas debido a la falta de melanina en el folículo piloso y al aumento del estrés oxidativo. Con el paso de los años, las uñas pierden elasticidad y se vuelven también más duras y quebradizas.

Según la ciencia ¿cuáles son los nutrientes más eficaces en nutricosmética?

Pues bien,  existen evidencias científicas que apuntan a que ciertos nutrientes pueden contribuir a mejorar el aspecto y la salud de la piel, unos atenuando los signos visibles del envejecimiento cutáneo, y otros simplemente aportando los nutrientes que faltan para recuperar el equilibrio y funcionalidad de esta.  En esto se basan muchos de los reclamos publicitarios que aparecen en los productos cosméticos y la práctica de profesionales especializados en tratamientos anti envejecimiento, conocidos también como “anti-aging”.

Consideremos algunos de estos micronutrientes, y veamos cómo a través de la nutricosmética pueden ayudar a la salud de tu piel:

-Vitamina C (o ácido ascórbico): de sobra es conocida  la función antioxidante de la vitamina C, numerosos estudios así lo demuestran. Es uno de los antioxidantes fundamentales para neutralizar los radicales libres que nuestro cuerpo genera como resultado de la oxidación. Su déficit severo puede producir una enfermedad llamada escorbuto, caracterizada por el sangrado y ulceración de diferentes tejidos. La vitamina C es fundamental para la producción del colágeno, y por tanto, para la regeneración celular de la piel, entre otros muchos tejidos.

-Vitamina E: también es un potente anti-oxidante que neutraliza los radicales libres que se generan sobre todo con la exposición solar. Algunos estudios han demostrado que la radiación ultravioleta disminuye notablemente los niveles cutáneos de esta vitamina. Por tanto, hay que tenerlo en cuenta cuando nuestra piel esté expuesta de manera prolongada al sol.

-Vitamina A: es uno de los nutrientes esenciales en el mantenimiento de una piel saludable. También tiene numerosas indicaciones en tratamientos de diferentes enfermedades; es muy conocida por su función a nivel de la retina. La debe de prescribir un médico, o profesional debidamente cualificado, ya que, a altas dosis puede resultar tóxica, sobre todo durante el embarazo. Es mucho más segura utilizarla como provitamina A, es decir, en forma de carotenoides, como el licopeno o el betacaroteno (son nutrientes que podemos encontrar, por ejemplo, en zanahorias y tomates). En relación a la vitamina A, hay que mencionar el ácido retinoico, que es un derivado de ésta y que es mucho más activo (éste se usa sobretodo en dermatología), y el retinol, que es ampliamente usado en cosmética como ingrediente anti arrugas. Astaxantina: quizás uno de los anti-oxidantes más versátiles y potentes que existan. Ha demostrado tener al menos 10 veces más potencia que otros carotenoides, y hasta 500 veces mayor que la propia vitamina E. Diferentes estudios demostraron que sirve para mejorar los signos visibles envejecimiento prematuro y la salud general de la piel.

Vitaminas del grupo B: se utilizan sobretodo la vitamina B2 (riboflavina), la vitamina B3 (niacina), la vitamina B5 (ácido pantoténico) y la vitamina B7  (biotina). Todas ellas se pueden usar para mejorar la salud y aspecto de la piel y, por supuesto, de las uñas y del pelo.

-Oligoelementos: los oligoelementos son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo en general. Son las joyas de la corona, pero de esto hablaremos en otra entrada ya que su importancia así lo requiere (y, de nuevo, no me quiero ir por las ramas). Dentro de este grupo tienen vital importancia el selenio, el zinc, el cobre, el silicio y, cómo no, el hierro. No daré más detalles porque cada uno nos da para escribir un post, quedémonos con la idea de que se pueden utilizar en nutricosmética  para favorecer la salud de dérmica y capilar.

-Aminoácidos: la L-cisteína es uno de los nutricosméticos más utilizados cuando hay caída de cabello, siendo ampliamente recomendado en farmacias (yo misma lo había recomendado mucho, hace ya unos cuantos años…). Comentar que es un aminoácido y que es uno de los componentes de la queratina, proteína que se encuentra en altas concentraciones en la piel, las uñas y el cabello. De ahí su uso. Además, otros aminoácidos están implicados en la síntesis del colágeno, estos son la L-glycina, la L-prolina y la L-lisina.

-Carnosina: se trata de un dipéptido (conjunto de dos aminoácidos) que se encuentra en el cerebro, el corazón, la piel y los músculos. A grandes rasgos, podemos decir que rejuvenece los fibroblastos, que son las células que nos ayudan con la producción de colágeno.

-Colágeno y queratina: estas proteínas se usan también en la nutricosmética, pero aquí hay que tener en cuenta que para que puedan ser efectivas deberían de estar en una forma soluble, es decir, deben de administrarse de una forma fácilmente absorbible por el organismo, de lo contrario no funcionarán. la mejor forma es en forma de aminoácidos libres, de los que hemos hablado anteriormente (siendo la L-glycina el más importante de ellos). Muchos de los productos que hay en el mercado no tienen una buena absorción, y por tanto, no servirá de nada su administración. El colágeno es muy importante para los todos los tejidos corporales, por eso merece también un capítulo aparte.

-Ácido hialurónico: es un componente esencial de la matriz dérmica, ya que da soporte al colágeno, a la elastina y a otros componentes igualmente importantes de la piel. Se distribuye por todo el cuerpo humano, aunque el 50% está en la piel. Su importancia radica en la capacidad que tiene de absorber la humedad, y por eso se utiliza en tratamientos “rellenadores” de arrugas.

-Ácido alfa lipóico (ALA): es un antioxidante muy interesante,  ya que es soluble en medios acuosos y en medios grasos y, por tanto, puede desplazarse por fluidos y tejidos de una forma fácil. Es especialmente valioso porque protege las proteínas de la glicación (un tipo de oxidación que las hace envejecer de forma prematura). Así pues, tiene un gran potencial anti envejecimiento y se usa incluso como preventivo anti-edad.

-Omegas: este es el término genérico para referirnos a unos nutrientes esenciales en la composición estructural de los tejidos. Los más conocidos y utilizados en nutricosmética son los omega 3 (que provienen sobretodo del aceite de pescado y del lino) y los omega 6 (que provienen de los aceites vegetales de semillas). Como también es un tema al que me gustaría dedicarle más tiempo, comentar únicamente que ambos son muy importantes para aumentar la elasticidad, suavidad e hidratación de la piel, y también para disminuir su aspereza y sequedad.

-Coenzima Q10: es un antioxidante esencial para la producción de energía mitocondrial y se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo. Tiene un papel muy importante en el envejecimiento celular y se utiliza incluso para controlar algunas enfermedades cardiovasculares. Su producción disminuye a partir de los 20 años de edad, por lo que su aporte diario sería muy deseable para mejorar la función energética de las células de nuestra piel.

-Fitonutrientes (micronutrientes que provienen de las plantas): existen multitud de fitonutrientes, de los cuales, dos son especialmente valiosos en nutricosmética:  la curcumina (que proviene de la cúrcuma) y las catequinas (en este caso las del té verde). Ambas han sido estudiadas como activos antioxidantes y antiinflamatorios, y son especialmente recomendables para prevenir el envejecimiento producido por el sol.

Aunque existen muchos más micronutrientes utilizados en nutricosmética, los comentados anteriormente son los más habituales.

Nutricosmética: un nuevo enfoque de la medicina antiedad.

Tal y como hemos ido viendo, la micronutrición o nutrición ortomolecular, es un factor clave en la salud de la piel, ya que le proporciona la capacidad de protegerse y regenerarse. Las vitaminas, los minerales, los aminoácidos y otros nutrientes están muy involucrados en las distintas propiedades protectoras de la piel. Estos micronutrientes han demostrado ser esenciales en la lucha contra los daños de exposición excesiva al sol, las arrugas y para el mantenimiento de la humedad de la piel. Los suplementos utilizados en la nutricosmética son una nueva categoría de nutrientes que pueden colaborar en el mantenimiento de una piel joven y saludable por más tiempo, mediante la modulación de los procesos bioquímicos relacionados con el envejecimiento y el deterioro de la piel. La nutricosmética mejora la funcionalidad de la piel, es decir, mediante la nutricosmética podemos potenciar el equilibrio de la piel y evitar que esta se deteriore y envejezca de una manera prematura. Algunos micronutrientes nos podrán ayudar a contrarrestar la producción de radicales libres derivados de la exposición solar, otros actuarán como antioxidantes modulando la inflamación de la piel y su respuesta inmunológica, y otros nos aportarán los elementos necesarios para una buena regeneración y protección de la piel, mejorando la barrera hidrolipídica y la microflora cutánea.

¿Cuándo puedo empezar a utilizar nutricosmética?

La nutricosmética no estará indicada siempre para todo el mundo. Su uso deberá de ser supervisado por un profesional de la salud especializado, que será el que nos indique en qué momento es aconsejable su uso. La personalización será básica para optimizar los resultados, ya que cada piel tendrá unas necesidades distintas. No podemos olvidar que la base de una buena nutrición para nuestra piel siempre será una alimentación variada, con una gran proporción de vegetales frescos, de calidad y lo más natural posible, y por supuesto, libre de sustancias tóxicas y de alimentos ultraprocesados. La hidratación también será un factor clave, ¿recordáis que el 50% de nuestra piel es ácido hialurónico? ¿Y que este se “alimenta” de agua? Pues ya sabes, si quieres que tu piel luzca hidratada ¡bebe agua!.

Darle a nuestro organismo  los micronutrientes que necesita es básico para toda la salud en general, no sólo para la piel. Desde mi experiencia, he podido comprobar que la piel es un órgano objetivamente muy agradecido. Además, al estar a la vista, podemos ver enseguida los resultados, lo mismo que pasa con el cabello y las uñas. El uso de la nutricosmética de una forma pautada y personalizada, además de mejorar la salud funcional de la piel,  mejorará su elasticidad, su hidratación y su luminosidad y, por tanto, su aspecto. Si crees que necesitas la nutricosmética para mejorar la salud y la apariencia de tu piel, ponte en buenas manos y verás muy pronto los resultados.

Bibliografía:

-Gary J. Fisher, PhD; Sewon Kang, MD; James Varani, PhD; et al Zsuzsanna Bata-Csorgo, MD; Yinsheng Wan, PhD; Subhash Datta, PhD; John J. Voorhees, MD. Mechanisms of Photoaging and Chronological Skin Aging

-Arch. Dermatol. 2002; 138(11):1462-1470. doi:10.1001/archderm.138.11.1462

-Hitoshi Masaki. Role of antioxidants in the skin: Anti-aging effects.Journal of Dermatological Science. May 2010, volume 58, issue 2, pages 85–90; https://doi.org/10.1016/j.jdermsci.2010.03.003

-Salvioli. S, Olivieri F, Marchegiani F, Cardelli M, Santoro A, et al. Genes, ageing and longevity in humans: Problems, advantages and perspectives. Free Radical Research, December 2006; 40:1303–1323.

-Chung A, Soyun C, Kang S. Why does the skin age? Intrinsic Aging, Photoaging and their Pathophysiology. JS Photoaging 2004: 1-13. New York, Marcel Decker.

-Boelsma E, Hendriks HF, Roza L. Nutritional skin care: health effects of micronutrients and fatty acids. Am J. Clin. Nutr. 2001, May; 73(5):853-64.

-Boelsma E et al. Human skin condition and its associations with nutrient concentrations in serum and diet. Am. J. Clin. Nutr. 2003; 77:348-55.

-Skovgaard GR1, Jensen AS, Sigler ML. Effect of a novel dietary supplement on skin aging in post-menopausal women. Eur. J Clin. Nutr. 2006 Oct; 60(10):1201-6.

-Murad H, Tabibian MP. The effect of an oral supplement containing glucosamine, amino acids, minerals, and antioxidants on cutaneous aging: a preliminary report. J. Dermatolog. Treat. 2001 Mar; 12(1):47-51.

-Udompataikul M, Sripiroj P, Palungwachira P. An oral nutraceutical containing antioxidants, minerals and glycosaminoglycans improves skin roughness and fine wrinkles.Int. J. Cosmet Sci. 2009 Dec; 31(6):427-35.

-Stahl W, Sies H. Bioactivity and protective effects of natural carotenoids. Biochim Biphys Acta 2005;1740:101-7.

-Hochman LG, Scher RK, Meyerson MS. Brittle nails: response to daily biotin supplementation. Cutis. 1993; 51(4):303-305.

-Encyclopedia of Natural Medicine. Revised 2nd Edition. Michael Murray, N.D. and Joseph Pizzorno, N.D. Prima Publishing. USA, 1998.

-Kligman AM, Mills OH, Leyden JJ, et al. Oral vitamin A in acne vulgaris. Preliminary report. Int J Dermatol 1981;20:278-285.

-Fuchs, J. Potentials and limitations of the natural antioxidants RRR-alpha-tocopherol, L-ascorbic acid and beta-carotene in cutaneous photoprotection. Free Radic. Biol. Med. 1998;25:848-873

-Lee, J. et al. Carotenoid supplementation reduces erythema in human skin after simulated solar radiation exposure. Proc. Soc. Exp. Biol. Med. 2000;223:170-174

-Wolfgang Kopcke W, Krutmann J. Protection from Sunburn with s-Carotene — A Meta-analysis. Photochemistry and Photobiology, 2008; 84(2):284-288.

-Palozza P, Krinsky NI. Astaxanthin and canthaxanthin are potent antioxidants in a membrane model. Arch. Bioche.  Biophys, 1992; 297:291-5.

-Naguib Y. Antioxidant activities of astaxanthin and related carotenoids. J. Agric. Chem. 2000;48:1150-1154.

-Yamashita E. Cosmetic benefit of the supplement health food combined astaxanthin and tocotrienol on human skin. Food Style. 2002;21,6(6):112-117.

-Roddick-Lanzilotta A, Kelly R, Scott S and Chahal S. New keratin isolates: Actives for natural hair protection. J.Cosmet Sci.2007;58(4):405-411.

-Roddick-Lanzilotta AD, Kelly RJ, Scott S, Chahal S and Challoner N. Measurement and Prevention of Hair Photoageing. Journal of Cosmetic Science. 2004;55: S113-121.

-Matsumoto, H.; Ohara, H., Ito, K., Nakamura, Y. and Takahashi, S. Clinical effects of fish type I collagen hydrolysate on skin properties. ITE Letters. 2006; 7(4):386–390.

-Proksch E , et al. Oral Supplementation of Specific Collagen Peptides Has Beneficial Effects on Human Skin Physiology: A Double- Blind, Placebo-Controlled Study. Skin Pharmacology and Physiology. 2014;27 (1):47-55.

-Proksch E, Schunck M, Zague V, Segger D, Degwert J, Oesser S. Oral intake of specific bioactive collagen peptides reduces skin wrinkles and increases dermal matrix synthesis. Skin Pharmacol Physiol. 2014; 27(3):113-9.

-McFarland GA, Holliday R. Further evidence for the rejuvenating effects of the dipeptide L-carnosine on cultured human diploid fibroblasts. Exp Gerontol. 1999; 34(1):35-45

-Kendall AC, Kiezel-Tsugunova M, Brownbridge LC, Harwood JL, Nicolaou A.Lipid functions in skin: Differential effects of n-3 polyunsaturated fatty acids on cutaneous ceramides, in a human skin organ culture model. Biochim Biophys Acta. 2017 Sep;1859(9 Pt B):1679-1689. doi: 10.1016/j.bbamem.2017.03.016. Epub 2017 Mar 21.

Imagen: https://www.freepik.es/foto-gratis/envases-pastillas-capsulas-medicamentos_1178861.htm

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Comments 2

  1. Carol
    02/01/2019

    Genial post!!!! Felicidades… creo q te necesito una visita en tu centro.

    1. mariacerdan
      09/01/2019

      Hola Carol!
      Muchas gracias, cuando tú quieras!!
      Un saludo,
      María

Escribir un comentario