Disbiosis: desequilibrio en la microbiota intestinal.

¿Qué es la disbiosis intestinal?

La disbiosis intestinal es un cambio en la composición de la microbiota de los intestinos que lleva a un desequilibrio en las poblaciones que forman parte de la ecología del intestino, tanto de las comensales también llamada “buenas”, como de las patógenas o “malas”.⁠ Debido a este desequilibrio, algunos de los microorganismos que deberían de tener un crecimiento controlado por ser patógenos, empiezan a reproducirse de forma descontrolada invadiendo zonas del intestino dónde no deberían de estar, pudiendo llegar incluso a otras zonas del organismo no situadas en el propio intestino. Con esta invasión desplazan a las poblaciones que se encargan de mantener un intestino en condiciones saludables.

Con el sobre crecimiento de poblaciones microbianas «no amigas», y la consecuente disbiosis intestinal,  se produce un desequilibrio en los metabolitos o sustancias que producen estas poblaciones microbianas, traduciéndose en una inflamación no específica local o sistémica, que mantenida en el tiempo, se puede transformar en una enfermedad crónica.

La disbiosis intestinal tiene su origen en diferentes causantes , casi todas derivadas de un estilo de vida poco saludable. Las principales son:

  • Dieta rica en alimentos ultraprocesados. Este tipo de dietas añaden azúcares refinados, sal, aditivos alimentarios, grasas trans saturadas que ejercen un efecto dañino sobre la microbiota saludable.
  • Uso y abuso de antibióticos.⁠ Al hacer un tratamiento antibiótico, especialmente de forma repetida y sin supervisión profesional, además de atacar a las bacterias que están produciendo una infección, estamos eliminado otras poblaciones bacterianas que son protectoras y esto tendrá un impacto en el equilibrio de la microbiota intestinal.
  • Tóxicos ambientales.⁠ Los tóxicos ambientales como los xenoestrógenos, los metales pesados o os compuestos orgánicos volátiles son capaces de alterar nuestra mucosa intestinal, y en consecuencia pueden producir una disbiosis intestinal.
  • Estrés emocional y físico.⁠ Se ha comprobado que el estrés emocional y físico crean un ambiente proinflamatorio en el intestino que altera la permeabilidad de la mucosa intestinal y el equilibrio microbiológico.

La disbiosis intestinal puede promover, además,  cambios epigenéticos en las células intestinales, provocando permeabilidad intestinal de la mucosa,  inflamación en las células hepáticas (hepatocitos), inflamación del sistema nervioso central,  y en las células grasas (adipocitos). Por tanto, ejercen un efecto neuro- inmuno-endocrino.

Los últimos estudios científicos apuntan a que la disbiosis intestinal se ha podido relacionar con enfermedades de alta prevalencia a nivel mundial como:⁠

  • Obesidad⁠
  • Diabetes⁠ tipo 2 o resistencia a la insulina.
  • Cáncer⁠.
  • Dolor articular, dolores de cabeza.
  • Hígado graso.
  • Enfermedades intestinales inflamatorias.
  • Intolerancias alimentarias (lactosa, fructosa, sorbitol, histaminosis..)
  • Problemas dérmicos (psoriasis, dermatitis…)
  • Ansiedad y depresión.

 

Un intestino disbiótico tendrá una mala regulación del metabolismo, una mala modulación del sistema inmune e incluso puede alterar el ritmo circadiano, afectando negativamente a los ciclos de vigilia y sueño.⁠

 

La mejor forma de saber si existe una disbiosis intestinal es mediante una analítica de heces, aunque síntomas como hinchazón abdominal, las ventosidades fétidas, los cambios en los ritmos y consistencia de las deposiciones, o la aparición de mucosidad en exceso en las mismas, pueden indicar que existe esta condición.⁠

A partir de una analítica de heces se puede descubrir si existe una disbiosis intestinal producida por parásitos, bacterias u hongos que puedan estar produciendo una inflamación intestinal que alterará la permeabilidad de la mucosa. Esta permeabilidad hará que sustancias resultantes del intestino se filtren a la sangre y produzcan problemas de salud en ambientes diferentes al intestino como los que se han comentado más arriba.

Por tanto, si tienes o crees tener disbiosis intestinal, deberías de buscar ayuda profesional para resolverla lo antes posible y así evitar otros problemas de salud derivados.

Si quieres pedir cita para ver como está tu salud intestinal puedes contactar conmigo y vernos en una visita virtual o presencial.

Si este artículo te ha gustado, puedes compartirlo para ayudar a otras personas.

Bibliografía:

  1. Cristina Moreno del Castillo M, Valladares-García J, Halabe-Cherem J. Microbioma humano. Vol. 61. 2018.
  2. Icaza-Chávez ME. Gut microbiota in health and disease. Vol. 78, Revista de Gastroenterologia de Mexico. Asociacion Mexicana de Gastroenterologia; 2013. p. 240–8.
  3. El intestino en el proceso salud/enfermedad [Internet]. [consultado 1 junio 2020]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75312017000200010

Imagen: Silviarita en Pixabay

Escribir un comentario