Visión Integrativa

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la salud se define como el estado de pleno bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de enfermedad.

En los últimos tiempos han ido apareciendo numerosas evidencias científicas de lo que, en muchos casos, las medicinas más tradicionales ya apuntaban desde hace siglos. Un buen estado de salud se consigue teniendo bajo control todos los factores que la afectan, y no sólo corrigiendo los diferentes problemas de forma aislada. Se ha comprobado, y de manera muy clara, que factores como el ejercicio físico, la respiración consciente, el sueño, la ausencia de hábitos tóxicos, el equilibrio emocional, el entorno, las relaciones sociales, los hábitos higiénicos y la actividad física, son esenciales para el mantenimiento de la salud. Es decir, no solamente cuenta nuestro buen estado físico o fisiológico, sino también nuestros aspectos psicológicos y cómo nuestro entorno (socio económico, familiar, laboral, emocional y medioambiental) influye en nosotros.

La alimentación es también uno de estos factores, aunque hace falta una visión más amplia para no centrarnos solamente en qué alimentos ingerimos. No sólo hay que tomar alimentos saludables y nutritivos, hay que asegurar que dichos alimentos puedan ser correctamente procesados y absorbidos por nuestro sistema digestivo, para que las células de nuestros tejidos puedan utilizarnos de una manera correcta y eficaz. Esto será lo que nos ayudará a evitar la inflamación y la degeneración , y en definitiva, a mantener un óptimo estado de salud, tanto hormonal como inmune.

Hipócrates ya lo dijo hace muchos siglos: «que tu alimento sea tu medicina«, y es así como yo misma lo veo; los alimentos escogidos de forma individualizada pueden ayudarnos a equilibrar de una manera extraordinaria nuestro organismo y a prevenir la enfermedad. Sin embargo, son necesarias otras pautas holísticas que consideren otros muchos aspectos para conseguir lo máximo de nuestra salud, pues todo cuenta.

Así pues, nuestra visión integrativa u holística aúna los conocimientos médicos tradicionales y los estudios más recientes que consideran a cada persona como el resultado de su cuerpo, de sus sentimientos, de sus emociones y de su entorno. Sólo de esta forma llegamos al verdadero origen de los desequilibrios de la salud y, por tanto, a conseguir la llave hacia el bienestar total.

Mens sana in corpore sano

Emociones
Cuerpo
Mente

Es hora de cuidar tu salud ¿Hablamos?

He leído y acepto la Política de privacidad.